Aislamiento social

La vergüenza social y los límites que la propia mujer maltratadora establece para evitar que el hombre se relacione con su familia y con sus amigos, provoca una disminución o una desaparición de la ayuda externa y de la implicación en las actividades reforzantes en general. De este modo, la víctima depende de su pareja como única fuente de refuerzo social y material, aumentando, de este modo, el control sobre él.

En estas circunstancias, el hombre se siente más vulnerable ante la sociedad y se cronifica el miedo a enfrentarse a un futuro que percibe como incierto y peligroso.
Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Centro Homa. Atención psicológica a hombres maltratados por su pareja.